de dónde vengo...

|COACHING CORPORAL
|MOVIMIENTO TERAPEUTICO

|TERAPIA PSICOCORPORAL

 

Te aseguro que yo encontré en el trabajo de conciencia corporal -desde la Terapia Gestalt- y en el movimiento terapeútico desde el trabajo expresivo y los centros de energía-, el disparador que necesitaba para entenderme, para reconocerme (andaba  bien perdida a pesar de las apariencias), para salir de mis muchos atascos vitales-emocionales,  para aceptarme en mi cuerpo (no le daba demasiado valor hasta entonces)   y por fin ponerme en acción para luchar por lo que quería.

 

Soy psicóloga clínica por vocación, sin embargo la terapia Gestalt, el eneagrama, la PNL y el trabajo corporal son puntales en mi identidad profesional. Mira, mi curriculum es extenso, pero te aseguro que hoy día no sería la que soy, si no hubiese conseguido que mi cabeza aceptase que no podía con todo, que no estaba sola y se podía dejar estar en mi cuerpo. Solo así pude empezar a  sentirme completa y suficiente.
 

Todo el tiempo que llevo trabajando con personas tanto en procesos de terapia, como acompañándolas en procesos de orientación, cambio y definición profesional, me ha puesto en evidencia que solemos tener muchos más recursos y capacidades de los que uno mismo percibe y reconoce en sí mismo.

 

Lo importante para mí es que el núcleo de muchas dificultades (porque además lo he vivido en primera persona) es que estamos bloqueados y muy desconectados (más o menos inconscientemente) de nuestra conciencia corporal y de nuestro mundo emocional

 

Vivir tan instalados en nuestra mente lógica y gestora, nos aleja del bienestar y de la sensación de okeidad que se genera cuando nuestra mente puede apoyarse, complementarse y alinearse con el cuerpo y las emociones. 

 

Con todo, yo reivindico el gran papel que nuestra mente cognitiva realiza en nuestro día a día. Tal como es nuestro mundo, necesitamos esa parte gestora, analítica, controladora, que planifica, atiende a mil asuntos, toma decisiones y constantemente está incorporando nueva informacion que nos llega por todos los canales de nuestro ser.  El problema para mí es su saturación, el exceso de poder que le damos a esta parte, olvidándonos (muchas veces, literalmente) de nuestro cuerpo y de las emociones que nos acompañan.

 

Yo reconozco que durante años quité la 'llave de contacto', y me desconecté de todo lo que había por debajo de mi cabeza. Hacía y hacía, pensaba y pensaba, creía que vivía como yo quería y lo controlaba todo, pero había algo que no iba bien:  Tensión, dolores tremendos (en cervicales, cabeza, oidos), malhumor, frustración, hábitos horrorosos de comida, ....y podría seguir tres líneas más!!!

Para mí el movimiento expresivo y el trabajo con el cuerpo desde la mirada gestáltica fueron una vía muy eficaz para conseguir cambios potenciadores y generativos  y lo fueron desde propuestas que yo recibí de manera muy amable y que no me generaron ningún tipo de resistencia . Al contrario, ya que desde el poco rato de empezar a trabajar sentí que se aflojaba mi parte controladora y crítica para conectar con una forma más completa y más grata de vivir la situación presente.

 

Decir también que yo no fui nunca una persona deportista ni atlética. De pequeña era torpona (más que serlo, me lo creí) y no me sentía atraía por los gimnasios, el deporte ni la actividad física. Eso sí, en la adolescencia descubrí lo que era bailar y eso me fascinó, me permitía comunicarme... y no sólo con el mundo exterior (que también), era una forma de estar conmigo y estar a gusto!!!  Y tardé muuuuuuuuchos años en llegar al trabajo corporal.... estudiaba, aprendía, me metía en mil procesos de autoconocimiento, pero nada.... me faltaba algo... Y ese algo,   ese click solo se hizo cuando empecé mi propio proceso de  BAJAR AL CUERPO... y no era ya una niña precisamente!!

 

Te contaré que cuando acompaño en un proceso de Coaching,  Movimiento Terapeútico o Terapia Corporal, procuro que la persona trabaje y se implique (a través de los ejercicios y  dinámicas facilitadas - por lo general muy sencillas y fáciles de seguir), desde tres planos de conciencia que potenciarán su proceso de darse cuenta y posibilitarán el cambio efectivo en su modo de funcionar, percibir la realidad y,  muy especialmente, percibirse a si misma:

  • movilización a nivel cognitivo. La persona hace conscientes patrones de comportamiento y creencias  (muchos de ellos automáticos e inconscientes)  que le son propios y característicos.
  • expresión emocional. Se acompaña a la persona a poner conciencia en cada emoción que se va movilizando a lo largo del trabajo. Ello posibilita conectar con el abanico emocional que nos es propio por naturaleza y que muchas veces no nos es fácil identificar o gestionar de manera alineada con nuestros objetivos y/o necesidades o nos dificulta el relacionarnos de una manera más espontánea y auténtica con nosotros mismos y con los otros.
  • dinamización a nivel corporal y energético. Un aprendizaje se integra y consolida cuando trasciende el componente intelectual, se expande o toma dimensión en la faceta emocional y puede ser dinamizado y representado a nivel corporal. Cuando la persona conecta con su vitalidad , se abre a un estado de atención más plena que potencia sus recursos y posibilidades.​

Estamos habituados a comprender la vida y nuestra experiencia desde el plano mental. Con el Trabajo Corporal y el Movimiento Terapeútico la persona logra completar (y enriquecer) ese proceso de toma de conciencia de lo que es su forma de funcionar en la vida. Al contactar con la propia energía, hacer consciente la dimensión corporal y dar espacio a las emociones que emergen a lo largo del trabajo,  se consigue que la experiencia sea verdaderamente transformadora y se haga duradera más allá del momento en el que es vivida.

 

Con el Coaching desde el Trabajo Corporal y especialmente con el Movimiento Expresivo, es fácil reconocer cuales son los automatismos, los bloqueos y las rigideces que nos condicionan física, emocional y mentalmente en nuestro día a día. Al conseguir aflojar nuestra mecanicidad,  nos posibilita vivir  de una manera más completa y ampliar así esa percepción que tenemos de lo que creemos que somos. 

|| Por fin siento que he encontrado mi idioma, la forma en que mejor me expreso. Con el movimiento expresivo y el trabajo de conciencia corporal  siento que mi cuerpo habla y expresa lo que mi cabeza a veces no consigue poner en palabras  ||

 

... y también vengo de:

*

pnl - hipnosis ericksoniana

terapia gestalt

?

estudio del carácter a través del eneagrama

~

consultoría  RRHH

Contacta conmigo :
BAJAR AL CUERPO
Fuensanta García
BARCELONA
Teléfono:
Teléfono móvil: 00687445679
Fax:
Dirección de correo electrónico:

Contacto

Ponte  en contacto conmigo si deseas más información o si quieres concertar una sesión. Te sugiero que me envíes un mail a 

fuensanta@bajaralcuerpo.com  o bien utilices este formulario.

Bajar al Cuerpo en las redes sociales

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© 2014 by fUeNsI gArCiA www.bajaralcuerpo.net es propiedad intelectual de la autora.

web y dominios registrados


Llamar

E-mail